Validity Certification ayuda a Philips a mejorar su entregabilidad y aumentar sus ingresos.

El problema:

Mal rendimiento del correo electrónico debido a la falta de visibilidad.

Con múltiples audiencias repartidas en diferentes sectores, Philips tenía problemas para visualizar la entregabilidad y el rendimiento de sus correos electrónicos. Además, el escaso seguimiento del que disponía significaba que se enviaban demasiados correos electrónicos sin saber realmente cómo se recibía cada campaña. Fue a raíz de una campaña desplegada en 2014 cuando Philips descubrió que su Sender Score -un reconocido indicador de reputación del remitente- era de 7 sobre 100.

“Cuando lanzamos esta campaña, en 2014, nos dimos cuenta de que una cantidad significativa de nuestros correos electrónicos nunca había llegado realmente a nuestros suscriptores y que teníamos una mala reputación con los proveedores de correo electrónico. De hecho, Validity nos explicó que nuestra dirección IP estaba completamente bloqueada, lo que hacía que nuestros suscriptores no recibieran nuestros correos electrónicos. Necesitábamos un plan estratégico claro y una solución óptima que nos proporcionara la información que necesitábamos para conocer nuestra reputación y el rendimiento del correo electrónico”, comenta Charlie Wijen, especialista en digital y CRM de Philips.

La marca eligió a Validity y su solución de certificación para mejorar su reputación con los proveedores de correo electrónico, evitar el bloqueo de los correos electrónicos y ampliar la visibilidad sobre sus campañas.

“Nuestras tasas de colocación en la bandeja de entrada, tanto en campañas B2C como B2B, han aumentado del 91% al 98%. Y está claro que hay una relación directa entre la mejora de esta tasa y el aumento de ingresos. Además, ahora comprendemos mejor qué factores afectan a nuestra capacidad de entrega y por qué, lo que también nos ha permitido mejorar significativamente nuestro nivel de interacción con el usuario.”

Charlie Wijen – Especialista en digital y CRM, Philips

La solución:

Certificación, Sender Score y mayor visibilidad.

Philips ha adquirido tres nuevas direcciones IP y se ha sometido a un riguroso proceso para cumplir los criterios de Validity Certification. Esta lista blanca es la única del mercado reconocida por los proveedores internacionales de correo electrónico. La certificación garantiza que los correos electrónicos de remitentes certificados sean reconocidos como seguros y fiables. Esto permite un filtrado más eficaz y garantiza una mejor ubicación de los mensajes en la bandeja de entrada.

También se informó a la empresa de la importancia de conocer su Sender Score. Al igual que la calificación crediticia de un banco, el Sender Score mide la salud del programa de correo electrónico de una empresa, teniendo en cuenta factores como las quejas de spam, las listas negras del sector y las listas mal mantenidas.

Los resultados:

Menos correos electrónicos en las carpetas de spam y una sólida reputación de remitente.

La certificación de las direcciones IP de Philips en 2014 dio resultados inmediatos. De hecho, se redujo el número de correos electrónicos detectados como spam y el 70% de los suscriptores recibió los mensajes directamente en su bandeja de entrada.

Y eso fue sólo el comienzo. Siete años después, Philips y Validity siguen colaborando estrechamente. Su programa global de correo electrónico cuenta ahora con un Sender Score de 99/100 y más de 5.000 campañas alcanzan cada año tasas medias de colocación en la bandeja de entrada del 98% de los mensajes enviados.

La gran cantidad de datos de los que se dispone ahora también ha guiado a Philips en la aplicación de nuevas estrategias de optimización de contenidos y diseño en toda la marca. Esto comenzó con la implementación de un sistema estandarizado de creación de campañas de email para generar campañas más eficientes, colaborativas y fiables. Más recientemente, Philips ha puesto en marcha un sofisticado programa de tests multivariante que ha permitido casi duplicar el porcentaje de clics.

Philips es una de las mayores empresas de electrónica del mundo. La marca está integrada por dos divisiones: consumo y salud. Su programa de email marketing es una parte central de su estrategia de comunicación, con el envío de correos electrónicos promocionales a 66 países y 24 grupos comerciales. Con más de 250 campañas de correo electrónico desplegadas cada mes para sus clientes B2C y B2B, Philips necesitaba establecer un programa de marketing por correo electrónico sólido y fiable, especialmente en la emergente división de salud.