Email Verification & Marketing

Guía para principiantes sobre el uso de dominios en el marketing por correo electrónico

minute read

Post Image

Imagina que estás en el supermercado caminando por el pasillo de refrescos. Mientras buscas una rica bebida, ves una botella de refresco conocida de tono marrón con una etiqueta de plástico de color rojo. 

Sin pensarlo, te detienes y la tomas. ¡Pum! Ese es el poder de la marca.  

La marca de una empresa es su activo más valioso. Solo mira a Apple: el valor de la marca de Apple se estima en $ 241.000 millones. 

Y una parte clave de cualquier estrategia de marca exitosa es el nombre de dominio de una empresa. 

El nombre de dominio de tu empresa ayuda a las personas a reconocer tu sitio web y dirección de correo electrónico, y sirve como representante de tu empresa, tanto en línea como en la bandeja de entrada. 

La mayoría de las marcas tienen sitios web que las personas pueden visitar para realizar compras y encontrar más información sobre su negocio. La mayoría también se comunica directamente con sus clientes tanto actuales como potenciales por correo electrónico. Un nombre de dominio que la gente pueda leer y recordar es el vínculo más importante entre ambos canales.  

Dado que esta área puede ser técnica y un tanto confusa, analicemos en profundidad algunas consideraciones importantes para los profesionales de marketing por correo electrónico que formulan las estrategias de dominio, como qué tipo de dominio elegir, cómo usar su dominio para reforzar la marca y cómo proteger su dominio de amenazas cibernéticas.   

¿Qué es un nombre de dominio? 

En lenguaje claro, definiremos “dominio” (abreviatura de “nombre de dominio”) como “la porción que le sigue al signo ‘@’ en la dirección de correo electrónico”. 

Usaremos nuestro propio sitio web como ejemplo. “Validity.com” es el dominio de la dirección “[email protected]”. 

Un nombre de dominio es la dirección web de una empresa o el texto que los usuarios de la web escriben en un navegador para llegar a un sitio web en particular. 

Si observas un subdominio, verás una configuración diferente con más puntos. Tomemos, por ejemplo, “everest.validity.com”. Al ver esta dirección web, sabemos que “everest” es un subdominio del dominio principal “validity.com”. Entonces, Validity tiene un dominio llamado “validity.com” y un subdominio llamado “everest.validity.com”. 

Un subdominio permite a las empresas organizar sus sitios web en partes lógicas. Al usar un subdominio, las empresas pueden separar contenido específico, como blogs o tiendas en línea, del resto del sitio web. 

Los nombres de dominio y subdominio aparecerán en la dirección “De” de los mensajes de correo electrónico. 

Los remitentes pueden usar un dominio o un subdominio para enviar correos electrónicos. Es importante recordar que el subdominio de correo electrónico tiene una reputación de remitente diferente a la del dominio principal. 

Envío de correos electrónicos desde el dominio del sitio web de tu empresa 

Existen más de 360 millones de nombres de dominio en uso en este momento y cada día se registran miles más.   

Si planeas lanzar un nuevo sitio web, debes elegir sabiamente. Escoger un nombre para tu empresa es difícil y siempre es una buena idea verificar si el dominio que deseas ya está siendo utilizado. (Para obtener ayuda para elegir un nombre de dominio, usa un generador de nombres de dominio gratuito). 

Para mantener la coherencia de tu marca, el dominio utilizado en la dirección “De” de un mensaje de correo electrónico debe ser el mismo que el nombre de dominio del sitio web, o al menos un subdominio del mismo. 

Por lo general, contratarás a un proveedor de servicios de correo electrónico (ESP) para que te ayude a enviar campañas de marketing desde tu dominio o elegirás una plataforma que te permita configurar un subdominio para enviar mensajes en nombre de tu marca. 

Evita registrar un nuevo dominio solo para enviar correo electrónico. Suele ser una práctica común (desafortunadamente) y nunca es una buena idea. 

Por ejemplo, “mail-validity.com” sería un dominio primo (o dominio similar) de “validity.com”. Parecen semejantes pero los podrían haber registrado dos empresas diferentes. 

El uso de dominios primos puede confundir a suscriptores y empleados. 

Los dominios primos, especialmente si se usan para envíos extraordinarios, pueden parecer campañas de phishing. Después de todo, esto es exactamente lo que hacen los spammers y los phishers: falsificar un nombre de dominio cambiándolo lo suficiente para confundir a los lectores. 

Como resultado, los dominios primos pueden generar picos en las quejas de spam y el bloqueo de correos electrónicos por parte de los proveedores de buzones. 

Marketing por correo electrónico, desarrollo de marca y uso de dominios 

Los mensajes enviados por una empresa deben ser fácilmente reconocibles cuando aparecen en una bandeja de entrada. Además, los elementos dentro del correo electrónico deben reflejar la marca del remitente, entre ellos, el logotipo en el encabezado del correo electrónico, la combinación de colores y el estilo de texto. 

Como ya lo hemos establecido, el nombre de dominio es otro elemento importante que refuerza la marca de tu empresa. 

Los suscriptores de correo electrónico, los administradores de buzones y los algoritmos de filtrado prestarán atención a la porción del dominio de la dirección “De” para saber más sobre el remitente. 

Si a los suscriptores les resulta difícil recordar o encontrar información sobre la marca que envió el mensaje, esto generará frustración, la cancelación de suscripciones, quejas de spam o informes de estafas de phishing. 

Para evitar estos resultados adversos, es fundamental que todas las partes puedan: 

  • ver tu sitio web al pegar el dominio en la barra de direcciones del navegador; 
  • recordar dónde se registraron para recibir tus mensajes; 
  • obtener información básica sobre tu negocio; 
  • ponerse en contacto con soporte o un empleado de protección de datos (DPO), si fuera necesario; 
  • obtener una respuesta de una persona real si envían un correo electrónico a [email protected] o [email protected]. 

Garantiza una entregabilidad de correo electrónico óptima 

Tu dominio puede desempeñar un papel fundamental en la determinación de la entregabilidad de tu correo electrónico: la capacidad para llegar a la bandeja de entrada en lugar de que te bloqueen o etiqueten como correo no deseado. 

Para mantener una buena entregabilidad, los remitentes deben asumir la responsabilidad de lo que envían. Esto significa enviar contenido que la gente quiere recibir, desde un dominio y una dirección o direcciones IP que tengan una buena reputación con los proveedores de buzones. 

Los proveedores de buzones utilizan el nombre de dominio y el historial como base para tomar las decisiones de entrega. 

En otras palabras, estos dominios o IP deben ser conocidos por cumplir con las prácticas recomendadas establecidas y no tener antecedentes de comportamientos similares al spam. 

Si actualmente envías campañas de marketing por correo electrónico, tu dominio ya tiene una reputación de remitente. Puedes verificarla utilizando recursos como Sender Score, Google Postmaster Tools y Microsoft SNDS. 

Debes saber que es mucho más fácil mejorar y mantener tu reputación que construir una nueva desde cero. 

Algunos remitentes intentarán construir una nueva reputación de remitente (o borrar una mala) mediante el registro de un nuevo dominio. Por lo general, esta no es una buena idea. 

Estos remitentes suelen terminar transfiriendo sus estrategias de correo electrónico problemáticas a un nuevo dominio. Por lo tanto, quédate con el que tienes y concéntrate en mejorar tus prácticas de envío. 

Protege tu dominio de las amenazas cibernéticas 

Los proveedores de buzones deben asegurarse de que sus servidores de correo electrónico estén funcionando correctamente y sean capaces de recibir mensajes. 

Desgraciadamente, también deben lidiar con el spam, los ataques de phishing y el malware. Un sorprendente 75 % de los ataques cibernéticos comienzan con el correo electrónico. A menudo, son ataques generalizados que requieren una infraestructura de bajo costo y pocas personas para operarlos y automatizarlos. 

Estos spammers no se preocupan por la reputación del remitente e ignoran por completo la privacidad de los datos, lo cual deja traslucir un contexto totalmente distinto de cómo las empresas serias ejecutan sus programas de marketing por correo electrónico. 

¿Qué es lo que hacen de manera diferente los remitentes de buena reputación? Me alegro de que lo hayas preguntado. 

A lo largo de los años, se han creado protocolos de autenticación de correo electrónico para ayudar a confirmar y verificar la identidad de los remitentes de correo electrónico y proteger sus dominios de los ataques de phishing (robo de información) y spoofing (suplantación de identidad). 

  • Para proteger tu dominio, asegúrate de que: 
  • tu dominio de envío tenga un registro SPF establecido en “-todos” o “~todos”; 
  • tus mensajes se envíen con una firma DKIM con una clave de 1028 bits o superior; 
  • tengas un registro DMARC y supervises los informes enviados por los proveedores de buzones a las direcciones de correo electrónico que se configuran como etiquetas “rua=” 

Personalmente, me gusta usar Everest para monitorear los informes DMARC y otros protocolos de autenticación.   

Estas son las piezas básicas. A partir de ahí, depende de los remitentes hacer el trabajo pesado para proteger sus dominios de los delincuentes. 

Conclusiones 

Recapitulemos lo que hemos aprendido. Los mensajes de correo electrónico incluyen el nombre de dominio de la organización, que es el nombre que recordamos cuando visitamos un sitio web, como validity.com o senderscore.com. 

En el correo electrónico, el dominio es parte de la dirección “De”. Algunos remitentes usarán un subdominio en su lugar, como everest.validity.com. 

La estrategia de dominio de un remitente puede afectar la identidad de su marca, la entregabilidad de su correo electrónico y la ciberseguridad. 

Además, el dominio es un elemento fundamental de la reputación de remitente. 

Si deseas conocer otros componentes para construir y mantener una sólida reputación de remitente, descarga el kit de herramientas “All-in-One Sender Reputation Toolkit”.