Email Verification & Marketing

¿Cuánto correo electrónico es DEMASIADO?

minute read

Post Image

Una de las partes más difíciles de la entregabilidad y la optimización del correo electrónico es el hecho de que no existe una solución universal. La situación de un remitente puede diferir tanto de la de otro que un consejo para el remitente A podría ser perjudicial para el remitente B. y la entregabilidad para lograr un mejor retorno de la inversión en correo electrónico es calcular el volumen correcto de correo electrónico para enviar en general.

Para que quede claro, esto no tiene que ver exclusivamente con la frecuencia ni depende únicamente del tamaño de la lista. La suma de estas dos partes es lo que, en última instancia, determina el volumen total de envíos. Quizás un remitente con una lista de un millón de personas envía un boletín diario, mientras que una gran empresa con una lista de 30 millones solo envía un resumen mensual. En ambos casos, son 30 millones de mensajes al mes, pero como la organización más grande sólo envía “un correo electrónico”, puede parecer que realiza pocos envíos. Por otro lado, alguien que reciba correos electrónicos diarios de una marca podría cansarse de la frecuencia que aplica la organización más pequeña.

Entonces, ¿cómo saber cuándo está enviando la cantidad correcta de correo electrónico? ¿Cuánto es DEMASIADO?

TechnologyAdvice publicó este año una investigación realizada desde el punto de vista del destinatario para determinar las razones más comunes por las que la gente marca el correo electrónico como spam. La razón principal no lo sorprenderá.

Asimismo, cuando se les preguntó qué podían hacer las marcas para mejorar el correo electrónico, simplemente respondieron… hacer más, pero con menos correos.

Al utilizar una plataforma como Everest, obtiene información sobre algunas métricas de interacción clave que le ayudan a determinar el volumen de correo electrónico más adecuado para sus suscriptores. Es importante vigilar estas métricas por varios motivos.

Por ejemplo, si bombardea a los suscriptores con correos electrónicos irrelevantes o inoportunos, aumenta la probabilidad de que ignoren sus mensajes o los marquen como spam. Como parte de su proceso de filtrado de spam, los proveedores de buzones de correo como Microsoft, Google y Verizon Media se centran en las señales positivas y negativas de interacción de los suscriptores. Cuando los suscriptores ignoran o se quejan de los mensajes de su marca, es una señal para los proveedores de buzones de que sus mensajes no son deseados y deben ser entregados en la carpeta de spam en lugar de en la bandeja de entrada.

Esto puede derivar en que todos los mensajes sean colocados en la carpeta de spam, lo que puede impedir que los suscriptores activos vean sus mensajes en la bandeja de entrada. Si nadie ve su correo electrónico, nadie interactúa con él y su retorno de la inversión se desploma.

Para evitar este destino, es fundamental tener visibilidad de las métricas de interacción de los suscriptores. Preste mucha atención a las tasas de interacción positivas, como las aperturas y los clics, pero también controle las señales negativas, como las quejas por spam o su tasa de “borrados sin leer”. Estas métricas fluctuarán en función de factores como la estacionalidad o acontecimientos actuales a nivel mundial. Si no planifica su estrategia de correo electrónico en torno a estas métricas y juega el juego del correo electrónico a largo plazo, podría terminar enviando demasiados correos. Por ejemplo, un parque de atracciones cerrado durante el invierno no enviaría (y definitivamente no debería enviar) tantos mensajes durante esos meses. Si la frecuencia de los mensajes no se regula adecuadamente, verá cómo disminuye la tolerancia de los suscriptores a sus mensajes.

Aunque Validity puede ofrecerle cifras concretas, sabemos que la vida no se compone solo de números. Seguramente querrá profundizar más su investigación para llegar al corazón y entrar en la mente de sus clientes. Pruebe ofrecer una encuesta de cancelación de la suscripción cuando la gente se dé de baja de sus correos electrónicos, o envíe un único correo electrónico, quizá en su secuencia de bienvenida, que permita a sus destinatarios personalizar la frecuencia de sus correos electrónicos. Incluso puede hacer que los suscriptores elijan la frecuencia que prefieran durante el proceso de registro para personalizar su experiencia y reducir la probabilidad de cansarse de los mensajes.

Principalmente, no olvide que el correo electrónico sigue siendo un medio de conversación. No querrá tener una conversación unilateral con alguien que ha dejado de prestarle atención. Sea un buen conversador, utilice todos sus sentidos (¡las métricas!) para captar las señales y empezará a saber exactamente cuánto correo electrónico es demasiado.